¡Hacelo vos mismo! Construí un huerto para tu jardín

¡Tener una huerta en casa es algo que permite que te conectés con la naturaleza! Tu creatividad florecerá con esta sencilla adición a tu hogar. Uno de los grandes “pero” para esta idea generalmente es el espacio, por eso hoy, te enseñamos a diseñar una huerta versátil que podés tener en casa o en departamento.



La huerta orgánica es garantía de alimentos sanos, naturales y llenos de nutrientes. Al mismo tiempo, son fuente de satisfacción personal, alegría y bienestar. En esta época de tecnología, inmediatez y velocidad, la huerta urbana ayuda a las personas a ser más pacientes y comprensivas. Y les da la oportunidad única de conectarse a la naturaleza.


Materiales


• Tabla de 2×8 pulgadas de ancho y 80 cm de largo.

• Dos tablas de 2×8 pulgadas de ancho y 90 cm de largo.

• Seis tablas de 1×8 pulgadas y 72 cm de largo

• Brocha

• Un tarro pequeño de aceite de linaza.

• Taladro

• Broca

• 12 tornillos (de 2 pulgadas de preferencia)

• 20 tornillos (de 3 pulgadas de preferencia)

• Lija gruesa para madera.

• Gravilla, volumen de 5 litros aproximadamente.

• Sustrato para maceteros, tierra de hojas o lo que gustes para plantar.

• 1 saco de tela permeable o semi-permeable que tengás a mano de 1 a 2 metros.




Beneficios de tener una huerta orgánica


Para la salud: la huerta orgánica garantiza el acceso a alimentos saludables. La actividad en la huerta es una excelente forma de realizar actividad física y combatir el sedentarismo y el estrés.


Sociales: la actividad en la huerta ayuda al desarrollo y a la educación de todos los integrantes de la familia. También favorece la integración de los distintos grupos de edades.


Económicos: estimula el desarrollo económico local y alivia el presupuesto familiar. Un minihuerto de 1 m2 puede producir 216 plantas de lechuga o 200 tomates al año.


Ecológicos: las huertas orgánicas permiten gestionar el agua de lluvia, reducen las inundaciones y crean suelo sustentable para aumentar la absorción. Al aumentar la masa verde urbana, contribuyen a equilibrar la temperatura, aumentar el oxígeno y mitigar la contaminación ambiental.



Video explicativo





INSTRUCCIONES PASO A PASO


Paso 1:

Cortá las tablas con la medida necesaria para el espacio que dispondrás y lijalas.


Paso 2:

Conseguí dos tablas para la parte delantera y trasera, además de una de base para nuestras “jardineras” o maceteros.


Paso 3:

Marcá agujeros de drenaje en las dos tablas de base para filtrar el agua y no pudrir la madera o las raíces de las plantas.


Paso 4:

Tomá tres tablas de una pulgada de ancho y unilas con clavos para que al finalizar tengás una caja larga, que será tu “jardinera”.


Paso 5:

Tomá las dos tablas largas de 90 cm de largo y clavalas a cada lado de las jardineras. Así quedarán dos espacios cóncavos abajo y una parte plana arriba.


Paso 6:

Protegé la madera para que la huerta sea duradera, nosotros te recomendamos aceite de linaza, pero podés usar lo que más te acomode.


Paso 7:

Agregá una capa de gravilla para poder mejorar la cantidad de agua que dejará caer el drenaje. Luego de eso tapá con un trozo de saco para evitar filtración de la tierra.


Paso 8:

Rellená con un sustrato rico en nutrientes y sembrá los distintos tipos de vegetales que te gustaría cosechar.


Paso 9:

Asegurate de mantener el riego adecuado y una buena iluminación para tus plantas y procurá usar siempre insecticidas naturales.



¡Proyecto terminado! Pronto podrás disfrutar de los deliciosos vegetales cosechados en casa, sin químicos y con la satisfacción de verlos crecer!