¡Hacelo vos mismo! Construí un hotel para insectos

Hacer un hotel de insectos atraerá a criaturas pequeñas pero útiles a tu jardín y, dado que ayudan a controlar los pulgones y a polinizar las flores, este método respetuoso con los insectos también es una forma de contribuir personalmente a la protección y cuidado de nuestra flora.


Debemos fomentar la proliferación de insectos y biodiversidad en nuestros jardines para ayudar en la polinización y el equilibrio ecológico. Además, podrás ver que crear un espacio adecuado para las mariquitas, por ejemplo, será beneficioso para resolver los problemas de tus cultivos relacionados con los áfidos. La intervención humana en el mundo natural no solo ha hecho que sea más difícil para los insectos encontrar alimentos, también resulta más difícil para abejas silvestres y crisopas encontrar lugares donde anidar, a pesar de su pequeño tamaño. Si les proporcionás refugio y protección, estos insectos podrán anidar, criar e incluso hibernar en sus huecos, tubos y orificios. Al hacer un hotel para insectos o abejas en tu jardín o balcón, estás contribuyendo a proteger la biodiversidad de tu zona.



¿Cuáles insectos usarán tu hotel?


El tipo de insectos dependerá del tipo de hotel que hagás. El hotel de insectos con materiales como las cañas o los tallos de bambú son perfectos para las abejas solitarias, enmascaradas, yeseras y silvestres, y también para la osmia, la avispa excavadora, las avispas cuco y las solitarias. Sé generoso en tu hotel de insectos con los materiales de relleno. Utilizá virutas de madera o bellotas para atraer mariposas, orugas, mariquitas y tijeretas a tu hotel de insectos.


A las tijeretas les encantan las bellotas y las virutas de madera. Sin embargo, no son compatibles con las abejas porque a menudo se alimentan de los depósitos de néctar de las abejas y, a veces, de las larvas de las abejas silvestres. Así que si querés hacer un hotel para las abejas, lo mejor es no usar piñas ni virutas de madera.


¿Dónde colocar mi hotel para insectos?


La parte delantera de tu hotel de insectos debería recibir luz solar directa para que dé los mejores resultados, así que no lo colgués directamente bajo un techo o en la copa de los árboles. Además, pensá que necesitás el entorno para que se instalen los insectos adecuados en tu hotel: debe haber muchas plantas ricas en néctar y polen cerca, para que los insectos tengan acceso a suficiente comida. Los visitantes también apreciarán el suministro de agua: un estanque, un bebedero o un cuenco con agua pueden marcar la diferencia.


Nota: Debes colocar el hotel para insectos al menos a un metro del suelo para protegerlo de animales y niños.



Materiales y herramientas


• Motosierra STIHL, por ejemplo la MS 180

• Taladro

• Caballete o banco de trabajo

• Malla metálica

• Bellotas

• Cañas

• Cortezas o cortezas trituradas

• Tejas antiguas (opcional)

• Martillo, clavos y grapas (clavos en forma de U)



Video explicativo 1



Video explicativo 2





Paso 1: Sujetá el tronco


Antes de empezar a cortar el tronco para darle forma al tejado inclinado de tu hotel, debés asegurarte de que el tronco no pueda moverse cuando lo serrés. Servirá el clásico caballete o un tocón de árbol con muescas. Asegurá siempre el tocón y el tronco con un listón de madera para evitar que el tronco se deslice.




Paso 2: Cortá el techo y la base


Ahora cortá una rodaja de 4 centímetros de grosor con un ligero ángulo; la utilizarás para crear el tejado. Para la base, cortá una rodaja de un grosor similar por la parte inferior del tronco. Reservá estas rodajas para más tarde.



Paso 3: Creá la parte frontal


Para crear la parte delantera del hotel, colocá el tronco en posición vertical y fijalo para que no se mueva. Si trabajás sobre un tocón, debés sujetar el tronco con un listón de madera. Cortá primero una rodaja para que tu tronco tenga una cara plana. En esta cara, dibujá las áreas para los huecos, orificios y ranuras. Las ranuras proporcionan refugio para mariposas, mientras que los agujeros son ideales para que aniden las abejas silvestres. Los huecos pueden rellenarse con los materiales preferidos de los insectos, como bellotas, cortezas, cañas y virutas de madera.



Paso 4: Recortá los huecos


Utilizá una motosierra para recortar los huecos dibujados. Empezá con un corte vertical inicial y, a continuación, continuá con el corte horizontal de penetración. Precaución: Realizá los cortes de penetración despacio y con cuidado. Tené en cuenta que esta técnica de trabajo tiene un mayor riesgo de retroceso. Asegurate de seguir siempre las indicaciones de seguridad del manual de instrucciones de tu motosierra y utiliza únicamente este método si estás familiarizado con él. Después del corte de penetración, realizá el segundo corte vertical. Para terminar de hacer el hueco en el hotel para insectos, tumbá el tronco para realizar el cuarto corte. Después de cortar el primer hueco, repetí los pasos para el segundo.



Paso 5: Añadí ranuras y agujeros


Cortá ranuras en el tronco por donde estén marcadas. A continuación, utilizá un taladro para hacer los agujeros de tu proyecto de bricolaje. Los orificios deben tener un diámetro de entre 3 y 6 mm; los insectos rara vez ocupan orificios más grandes. Asegurate de que no haya bordes astillados.

Suavizalos con papel de lija para evitar que los animales se lastimen.



Paso 6: Fijá la maya metálica


Los insectos de tu hotel deben estar protegidos de las aves. Utilizá alicates universales para cortar un trozo cuadrado de malla metálica que cubra toda la parte frontal del hotel de insectos. Después, fijala en su lugar con grapas para madera.




Paso 7: Rellená la sección inferior


Para acabar tu hotel para insectos, debés rellenarlo con un buen material de nido para insectos. Dale la vuelta para llenar primero la sección inferior. Cortá las cañas a la longitud correcta y apilalas en el hueco con la abertura de la caña mirando hacia fuera. Asegúrate de que los nudos no queden delante y de que las cañas no estén astilladas, deterioradas ni aplastadas. Colocá sobre las cañas cortezas trituradas para evitar corrientes de aire y mejorar el aislamiento.



Paso 8: Fijá la base


Colocá la base cortada anteriormente de manera que la corteza coincida a la perfección. Clava la base al cuerpo principal.






Paso 9: Llená la sección superior


Ahora podés llenar la parte superior del hotel para insectos. Si querés atraer a las abejas, llená este hueco con cañas y trozos de corteza triturada. Si no, podés utilizar la sección superior con materiales que hagan que mariquitas y tijeretas se sientan como en casa, como virutas de madera y bellotas.

Colocá primero las virutas de madera en el hueco y, a continuación, añadí las bellotas.



Paso 10: Fijá el techo


Terminá clavando el tejado inclinado en el hotel de insectos. Asegurate de que el corte esté perfectamente ajustado para que proporcione una protección adicional frente a la lluvia. Si lo deseás, podés añadir una teja o fieltro para proteger la madera.



¡Proyecto terminado! Tu hotel de insectos está listo para recibir los primeros huéspedes.



En resumen

  • Un hotel para insectos proporciona un lugar ideal para que abejas, avispas y otros insectos críen y aniden, e incluso hibernen.

  • La ubicación y la posición son claves para el éxito de un hotel para insectos. Si no sabés dónde poner el hotel de insectos, recordá que debe estar al menos a un metro del suelo, orientado al sur y en un lugar soleado.

  • Cuando realicés trabajos, llevá siempre el equipo de protección individual de acuerdo con el manual de instrucciones de tu máquina.

  • Para hacer tu propio hotel para insectos paso a paso: primero cortá el tejado y la base a partir de un tronco.

  • A continuación, realizá un corte grueso para hacer la cara frontal y añadí huecos en el hotel de insectos. Utilizá un taladro para hacer orificios y lija los bordes irregulares con papel de lija.

  • Fijá la malla metálica a la parte delantera del hotel para protegerlo de las aves.

  • Llená los huecos con cañas y cortezas si querés que tu proyecto de bricolaje se convierta en hotel para las abejas. Añadí bellotas y virutas de madera en los huecos para crear un lugar ideal para tijeretas y mariquitas.

  • Después de rellenar un hueco, fijá la base o el techo.