Cómo hacer compost: ¡reciclá los residuos de tu jardín!

El compost es un potente fertilizante y acondicionador de la tierra que estimulará tu jardín.

Acá te enseñamos cómo hacerlo y usarlo.



¿Por qué debería hacer compost en mi jardín?


El compostaje en el hogar es muy recomendable. Para empezar, hacer tu propio compost te permitirá ahorrar dinero, ya que reducirá la cantidad de fertilizante que necesitás. Y lo que es mejor, representa lo último en reciclaje: las flores marchitas y los restos de tu jardín se descomponen y se devuelven al suelo, proporcionándole valiosos nutrientes. Un solo puñado de compost contiene unos diez mil millones de organismos y su uso en el jardín garantiza una mejor estructura del suelo y una tierra bien nutrida. Esto significa plantas más resistentes a las plagas y que crecen más rápido.



De residuos a humus


El compostaje transforma la materia orgánica de desecho en compost descompuesto que contiene mucho humus. El humus es materia orgánica que ha alcanzado su estado final de descomposición. El suelo rico en humus promueve un mejor crecimiento a largo plazo, ya que favorece la retención eficaz del agua y los nutrientes, además de contribuir a una textura grumosa del suelo que a las plantas les encanta.



¿Compostador: cómo funciona y qué es?


Un compostador es un contenedor de madera o plástico utilizado para producir compost. Existen varios tipos: los contenedores para compostaje "rápido" o en "caliente" son contenedores con aislamiento térmico especial, normalmente de plástico, que mantienen eficazmente una temperatura más alta para acelerar el proceso de descomposición. Los contenedores para compostaje suelen tener una o varias compuertas de extracción para que podás acceder fácilmente al compost cuando esté listo para su uso.


Contenedor para compostaje en caliente


• Suele ser de plástico y está equipado con una carcasa aislada térmicamente.

• Acelera la descomposición.

• Produce compost terminado muy rápidamente, en unos cuatro o seis meses.

• Sin olores desagradables.


• Tiene que removerse cada cuatro semanas.

• Protege el compost del secado y el frío.

• Requiere una posición soleada.

• Suministro de aire mínimo.



Contenedor de madera para compostaje


• Lo podés construir fácilmente vos mismo.

• Se debe instalar en una posición protegida.

• El sistema requiere dos cajas: una para el llenado y otra para el compostaje.

• Debe removerse una vez al año.



Ubicación del contenedor para compostaje


Debés colocar tu contenedor para compostaje en un lugar de fácil acceso para una carretilla y donde el contenedor esté directamente sobre el suelo, no sobre azulejos o piedra. Es importante que el sustrato sea permeable al agua. Lo ideal es que el área esté a la sombra y protegida del viento, por ejemplo, debajo de un árbol o arbusto sombreado.


Material del contenedor


Recomendamos el uso de madera o plástico para el contenedor de compostaje. Estos materiales son duraderos y pueden resistir los efectos de factores externos durante mucho tiempo. El proceso de compostaje requiere aire, por lo que debés elegir (o construir) un contenedor con un lado abierto. Si tenés un jardín grande, te recomendamos instalar dos o tres contenedores para compostaje para obtener un sistema eficiente: podés añadir los residuos orgánicos a un contenedor mientras el compost de otro se encuentra en su fase de reposo. Existen también los compostadores pequeños, por lo que no hay nada que te impida hacer compost en una terraza o balcón.


Materiales y herramientas necesarias para el compostaje

  • Compost maduro o tierra

  • Contenedor para compostaje rápido

  • Carretillo

  • Pala

  • Horqueta o rastillo


Cómo producir tu pila de compost


Comenzá con una capa inferior de unos 20 cm de grosor, compuesta de material triturado grueso. Para la segunda capa, añadí 7-10 cm de tierra de jardín o compost para introducir los organismos responsables del proceso de descomposición de los residuos en compost. Tu compostador ya está listo para que empecés a añadirle residuos orgánicos.



Después de un periodo de seis a doce meses, el compost fresco se puede usar como fertilizante orgánico. No es fácil determinar con precisión el contenido de nutrientes de tu compost, ya que depende de lo que coloqués en la pila de compostaje. Teniendo esto en cuenta, los arbustos y las plantas menos exigentes pueden fertilizarse exclusivamente con compost, pero en cualquier otro caso te recomendamos que reduzcás el porcentaje de aplicación de fertilizante en aproximadamente un 50%, dependiendo de lo hambrienta que esté la planta en cuestión.


Si utilizás tu compost como acondicionador del suelo, primero debe haber madurado durante al menos un año. Estará completamente descompuesto y contendrá menos nutrientes, pero también será mucho más rico y estable para mejorar la condición de tu suelo de forma permanente.



En resumen: cómo compostar


• El compost fabricado a partir de residuos de jardines y cocinas es un fertilizante natural rico en nutrientes para tus plantas.

• Los contenedores para compostaje rápido son más rápidos de fabricar y más compactos, pero también más caros que los contenedores de madera para compostaje o las pilas de compost abiertas.

• Comenzá tu pila de compost por capas: la capa inferior debe ser de material triturado grueso seguido de tierra de jardín o compost.

• Cubrí el compost y déjalo madurar durante casi un año.

• Asegúrate de utilizar la proporción correcta de materia marrón y verde (2:1)

• Añadí material a la pila de compost regularmente.

• Los restos de alimentos de origen animal, productos horneados, grasa, aceite y materia no orgánica no son adecuados para compostar.

• Si tu compost empieza a pudrirse, tendrás que empezar de nuevo. El compost mohoso se beneficia de la adición de materia seca.


¡Proyecto terminado! ¡Ahora a abonar se ha dicho!