¡Dejá tu moto como nueva con tu hidrolavadora STIHL!

Un largo paseo en moto se disfruta mucho, pero muy probablemente dejará a tu compañera de dos ruedas cubierta de suciedad e insectos muertos. Si no sabés cómo lavar tu moto con agua a presión seguí leyendo. Y es que una hidrolavadora es la forma perfecta de recuperar el esplendor de tu vehículo. Sin embargo, requiere cierto cuidado. Si tenés en cuenta algunos puntos, podrás estar seguro de realizar un lavado a fondo sin dañar ninguno de los componentes.



VIDEO EXPLICATIVO




Consejos


• Mantené la distancia: cuanto más te acerqués al lavar la moto, más fuerte será la presión del agua sobre ella, por lo que debés respetar siempre la distancia mínima recomendada en el manual de instrucciones (generalmente, 30 cm). De hecho, te recomendamos alejarte aún más de tu moto o scooter cuando empecés con la limpieza e ir acercándote más si es necesario. Además, para proteger la pintura mientras lavás la moto, asegurate siempre de que el chorro de agua no apunte directamente a las superficies pintadas, sino en un ángulo de incidencia suave (en unos 30 grados). • Tené cuidado con las piezas delicadas: no dirijás el chorro de agua de la hidrolavadora directamente hacia los bujes, las manetas, los refrigeradores de aceite y agua, el caballete, los cojinetes de dirección o las cadenas. La fuerza podría dañar estos componentes y provocar la filtración de agua en hendiduras y cojinetes, lo que podría dañar la moto. En su lugar, lavá estos componentes a mano, limpiándolos con una esponja o un cepillo suave después de aplicar el detergente. Acordate de lubricarlos después de acuerdo a las especificaciones del fabricante de tu motocicleta.


• Lavá la moto a presión evitando los componentes eléctricos y el bloque del motor: asegurate de que entre la menor cantidad de agua posible en ellos. Si el sistema de admisión o algún componente eléctrico se encuentran expuestos, se recomienda cubrirlos con algún material impermeable.


• Tené cuidado con los neumáticos: por tu propia seguridad, asegurate de mantener la manguera a una distancia suficiente y utilizar un ajuste de baja presión cuando lavés los neumáticos de la motocicleta. No dirijás el chorro a un mismo punto durante mucho rato, ya que los neumáticos podrían sufrir daños invisibles que los harían explotar a altas velocidades o durante trayectos largos.


INSTRUCCIONES


Paso 1: Eliminá la suciedad más incrustada


Si tu motocicleta o scooter está muy sucia, utilizá la hidrolavadora y el agua corriente para eliminar la suciedad más incrustada. No dirijás el chorro directamente hacia componentes delicados como cojinetes, bujes o refrigeradores.



Paso 2: Aplicá el detergente


Vertí un poco de detergente para vehículos en el kit de pulverización como se indica en el manual de instrucciones y colocalo en la hidrolavadora. A continuación, pulverizá el detergente sobre la motocicleta para ablandar la suciedad, como los restos de aceite o insectos.


Paso 3: Eliminá la suciedad que aún queda


El siguiente paso es lavar a mano la motocicleta. Puedes hacerlo con una esponja para eliminar la suciedad que se ha desprendido con la acción del detergente para vehículos. También debés utilizar una esponja o un cepillo suave para limpiar las partes delicadas, como los refrigeradores de agua y aceite, las manetas o los cojinetes de dirección. En el caso de las cadenas se recomienda aplicar un desengrasante especial para cadenas y frotar con un cepillo de dureza media. La mejor manera de limpiar las llantas es con el acople de cepillo de limpieza de tu hidrolavadora.



Paso 4: Aclarado y secado


Utiliza la hidrolavadora para lavar la moto a presión y retirar el detergente y la suciedad. De nuevo, asegurate de no apuntar con el chorro directamente sobre los componentes y sellados delicados.


No te olvidés de secar bien la moto.

Este paso es importante para evitar que se forme óxido.

Utilizá una gamuza o un paño de microfibra suave para eliminar la humedad. Con el paño de microfibra hay menos riesgos de dañar la pintura. Si tenés compresor, utilizá un chorro de aire para ayudarte a eliminar el agua de cualquier zona de difícil acceso.


Paso 5: Acabado y tratamiento


Terminá con algunas tareas de mantenimiento importantes para que tu moto esté en perfecto estado. Pulverizá lubricante multiusos en los componentes metálicos una vez secos y sobre las uniones móviles (estriberas, manetas, rodamientos, puño del acelerador…), y también en la zona de unión de los interruptores (intermitentes, luces…) para protegerlos de la corrosión. Las áreas de cromo y aluminio se pueden abrillantar, mientras que se debe aplicar cera dura protectora para sellar la superficie de la pintura. Utilizá un paño suave o un paño de pulido. Las piezas y secciones de motocicletas sin pintar hechas de plástico se tratan mejor con pulidores especializados.


RESUMEN


• Asegurate de mantener la lanza de tu hidrolavadora a la distancia mínima recomendada de tu motocicleta para no dañarla (consulta el manual de instrucciones de la máquina; la distancia mínima suele ser de 30 centímetros).


• No apliqueás el chorro de la hidrolavadora directamente sobre cojinetes o juntas delicadas. Asegúrate también de que entre la menor cantidad de agua posible en el motor y en los componentes eléctricos.


• Utilizá siempre equipamiento de protección individual cuando trabajés, tal y como se indica en el manual de instrucciones.


• En primer lugar, eliminá una parte de la suciedad más incrustada con agua limpia. A continuación, utilizá la hidrolavadora para lavar la moto a presión y aplicá un detergente que actúe sobre la suciedad y los residuos de aceite.


• Lava los componentes delicados con un cepillo suave o una esponja y, a continuación, aclara el detergente con agua limpia con la hidrolavadora.


• Limpiá tu moto o scooter a fondo y utilizá lubricante multiusos para conservar los componentes metálicos. Utilizá los productos de mantenimiento adecuados para las piezas de aluminio, la pintura y otras superficies.


Ya has hecho la limpieza de una moto a fondo, así como su mantenimiento. Todo está listo para tu próxima salida a la carretera. ¡Buena conducción!