¡Lavá tu carro con las hidrolavadoras STIHL!

Aprendé a limpiar el carro con tu hidrolimpiadora en casa y sin esfuerzo. Con un poco de cuidado y nuestra guía, conseguirás excelentes resultados.


Una hidrolimpiadora utiliza agua dirigida a alta presión para eliminar eficazmente la suciedad del carro. Esto te ahorra el esfuerzo de lavar toda la carrocería del vehículo a mano. Sin embargo, para evitar daños en el carro, es necesario tener en cuenta algunas consideraciones a la hora de utilizar una hidrolimpiadora.




VIDEOS EXPLICATIVOS


Limpieza de vehículos


Conocé la Hidrolavadora STIHL RE 110


El lavado a presión


A la hora de seleccionar una hidrolimpiadora, lo primero que hay que tener en cuenta es que sea fácil de manejar, ya que tenés que moverla con frecuencia para lavar todo el carro. En este sentido, resulta ventajoso contar con un diseño ligero, el modelo RE 90, por ejemplo, pesa solo 9,8 kg, y el RE 110 pesa 17,6 kg.


Otro factor que influye en la eficacia de la hidrolimpiadora a la hora del lavado a presión del carro es la presión del agua disponible: se necesita un mínimo de 80 bares, pero que no sean más de 200. No solo el nivel de presión determina la eficacia de la limpieza, sino también la cantidad de agua suministrada. La hidrolimpiadora que elijás debe tener un rendimiento de 300 a 500 litros por hora. También es útil colocar un cepillo de lavado para limpiar el carro; todas las hidrolimpiadoras STIHL admiten este accesorio.


Consejo


Para proteger el acabado, debés aplicar el chorro de la hidrolimpiadora en el carro en un ángulo suave sobre la pintura exterior de la carrocería y empezar con un ajuste de baja presión. Asegurate de mantener la lanza de la hidrolimpiadora a suficiente distancia de la carrocería del vehículo (al menos a 30 cm). Si es necesario, aumentá gradualmente la presión hasta que elimine eficazmente la suciedad, sin olvidar que una presión excesivamente alta (más de 200 bares) puede dañar la pintura.


INSTRUCCIONES


Paso 1: Retirá hojas y ramas


En primer lugar, retirá del carro con la mano cualquier materia sólida y suelta, como hojas o ramas. De esta forma el material leñoso no rayará la pintura cuando utilicés la hidrolimpiadora para carro.




Paso 2: Eliminá la suciedad más incrustada


En este paso podés trabajar ya con la hidrolimpiadora. Utilizá la boquilla de chorro plano y comenzá con el ajuste de presión más bajo. Asegurate siempre de mantener una distancia mínima de 30 cm con el carro para no dañar la pintura ni las piezas delicadas de goma. Para quitar la suciedad más incrustada dirigí el chorro de agua formando un ángulo de incidencia suave (más o menos unos 30 grados) con el carro. Las llantas y los neumáticos también pueden limpiarse con la hidrolimpiadora para carro, pero no debés dirigir chorros fuertes de agua directamente sobre los elementos de goma.


Paso 3: Aplicá el detergente


Si las llantas están muy sucias, limpialas con un poco de detergente para las llantas. Vertí un poco de detergente para vehículos con el kit de pulverización tal y como se indica en el manual de instrucciones y, a continuación, colocalo en la hidrolimpiadora. Después, pulverizá el detergente sobre las zonas metálicas y la pintura del vehículo, pero evitá hacerlo sobre ventanas y espejos, ya que el detergente para vehículos contiene cera, producto no adecuado para estas superficies. Dejá actuar el producto de limpieza durante unos minutos.


Paso 4: Aplicá el detergente


Colocá el cepillo de lavado en la hidrolimpiadora y utilizalo para limpiar el carro (también podés utilizar una esponja suave). Utilizá el mismo método para limpiar las llantas, donde el producto de limpieza debería haber ablandado la suciedad.



Paso 5: Aclará y secá


Usá la hidrolimpiadora para aclarar tu vehículo con agua limpia hasta que no quede suciedad ni detergente. Secá la carrocería con un paño suave o una gamuza.





RESUMEN


• Podés limpiar tu carro con una hidrolimpiadora de forma eficaz y sin esfuerzo. Encontrá en la gama de STIHL las mejores hidrolimpiadoras para tu carro.


• Utilizá siempre el equipamiento de protección individual cuando trabajés, tal y como se indica en el manual de instrucciones.

• Cuando lavés el vehículo, utilizá un ajuste de baja presión en la hidrolimpiadora, mantené el chorro en un ángulo de aplicación suave con respecto al vehículo (más o menos unos 30 grados) y asegurate de que esté a una distancia suficiente de la superficie para no dañar la pintura. Utiliza la boquilla de chorro plano.


• Comenzá retirando las hojas y ramas con la mano. A continuación, aclará el vehículo con la hidrolimpiadora para eliminar una parte de la suciedad más incrustada.


• Aplicá detergente para vehículos sobre la pintura y tratá la suciedad resistente de las llantas con detergente para llantas. Colocá un cepillo de lavado en la hidrolimpiadora para lavar el coche con cuidado o utilizá una esponja suave. Por último, aclara el vehículo con agua limpia y secalo bien.